Ajuntament de Sant Andreu de la Barca
17/12/2017 01:38:42
Inici | Contacte | Mapa Web
Català | A A A
Sant Andreu de la Barca
Ciutat

Llave de vuelta de Sant Llop (Iglesia parroquial de Sant Andreu de la Barca
Llave de vuelta de Sant Llop (Iglesia parroquial de Sant Andreu de la Barca

Sant Llop, segundo patron de Sant Andreu de la Barca

Sant Llop (en castellano, San Lope), se celebró el uno de septiembre, es el segundo patrón del municipio. El nombre proviene del término latino "lupus", que significa "Aquel que es como el lobo".

Tradicionalmente, Sant Llop fue el encargado dentro de la tradición cristiana de curar el dolor de cuello y la afonía, y se lo relacionaba con algunos comportamientos de los lobos.

Todo eso nos lleva a buscar sus orígenes en un personaje precristiano, el padre Llop, un hombre o un pastor que convivía con una manada de lobos en las montañas. Otros hablan de un San Llop que fue obispo de Verona en el siglo IV y también de un obispo de Troyes del siglo V.

Según la tradición, Sant Llop una vez al año, bajaba a las masías a cobrar el tributo que había que pagar si se quería evitar el ataque de los lobos al ganado y a las personas.

También era creencia general, según podemos leer a los bestiarios medievales catalanes, que si un hombre veía un lobo antes de que el lobo lo viera a él, la bestia restaba muda para siempre, sin embargo, si era el lobo quien lo veía primero, quien perdía la voz era el hombre -eso último se producía por el susto que sufría la persona al encontrárselo. De aquí viene la relación de Sant Llop con la afonía.

Claro está que una de las divinidades remedianas de sant Llop son las propiedades curativas del dolorde cuello y el esquinència (esquinància o angina). Los gozos así lo recogen:          
 

“Porque la real descendencia
os obliga a ser pío,
guardadnos, sant Llop glorioso,
del dolor de cuello y de esquinència"

Este santo protegía, pues, también a los pastores, los cuales no tenían que sufrir por los posibles destrozos que ocasionaban los lobos en las manadas.

Els hunos a la Batalla de los campos Catalàunicos, ilustracion de A. De Neuville (1836-1885)
Els hunos a la Batalla de los campos Catalàunicos, ilustracion de A. De Neuville (1836-1885)

Sant Llop, obispo y Àtila

Se explica de Sant Llop que cuando Àtila"El flagelo de Dios", con un ejército innumerable de los hunos invadió la Galia, corría el rumor que sus acciones obedecían a la voluntad divina de castigar los pecados del pueblo.

Rheims, Cambray, Besançon, Auxerre y Langres ya habían sentido el efectos de su furia, y Troyes era el siguiente lugar amenazado.

El santo obispo tenía el recurso de Dios y en nombre de su gente rogó fervientemente, durante mucho días, postrado en el suelo, ayunando y llorando sin cesar.

Al fin poniéndose los hábitos y ornamentos de obispo, pleno de confianza Dios, fue a la encontrarse con Àtila, el caudillo de los bárbaros, que era al frente de su ejército.

Àtila, a pesar de manifestarse infiel, al verlo, fue movido a hacer una reverencia delante el hombre de Dios, que se había acercado a ello con valentía, serie de su clericato en procesión, con una cruz delante.

Sant Llop se le dirigió preguntarle quien era.

"Yo soy", dijo Àtila, "el flagelo de Dios."

"Respetaremos lo que nos viene de Dios", respondió el obispo, pero si Usted es el flagelo con que el cielo nos castiga, recuerde que Usted no nos puede hacer nada, a menos que la mano omnipotente, que lo rige y lo mueve, lo permita.

Àtila, al cual impresionan estas palabras, prometió al prelado preservar su ciudad. Así, la oración del santo fue una defensa mejor que las murallas inexpugnables. Sirvió para no proteger una ciudad que no tenía ni armas, ni cuartel, ni los muros, contra un ejército de al menos cuatrocientos mil hombres, que, después de saquear Tracia, Iliria y Grecia, cruzando el Rin, habían llenado de sangre y desolación las ciudades más florecientes de Francia.

Àtila, dando la vuelta con su ejército fue atacado en los llanos de Châlons-en-Champagne, donde tuvo lugar la Batalla de los Campos Catalàunics (junio o septiembre del 450), por una coalición formada por Aëtius, un general romano valiente, y el rey visigodo Teodoric, y fue derrotado.

Àtila, hizo girar su ejército y pidió a Sant Llop lo acompañara hasta el Rin.

Declarado sant, Llop, obispo de la ciudad de Troyes, en la provincia de Sin en Francia, fue reconocido protector de los pastos y de la ganadería, su nombre servía como invocación contra los lobos.

La advocación de Sant Llop no es muy frecuente. Hay una torre ermita de Sant Llop en Sant Dalmai, cerca de Girona, y es el santo del antiguo municipio de Hortsavinyà (hoy municipio de Tordera, en el Maresme), en la vertiente meridional del Montnegre, una la iglesia parroquial dedicada inicialmente a Santa Eulàlia y que posteriormente se consagró también a Sant Llop. Es también capillas de Sant Llop, en Viabrea y Sant Vicenç de Montalt.

 Versió per a imprimirImprimir